Quiste ovárico
7 de marzo de 2008

La mujer dispone de dos ovarios, uno a cada lado de la pelvis.

Concepto

Los quistes de ovario son pequeños sacos llenos de líquido, normalmente benignos. Pueden no producir ningún síntoma o producir dolor. En ocasiones los quistes de ovario aparecen en relación con el ciclo menstrual y suelen desaparecer por sí mismos en pocos meses. Cuando los quistes son muy grandes pueden producir una sensación de presión o pesadez pélvica.

Si bien la mayoría de los quistes son benignos, es decir, no cancerosos, hay que considerarlos con precaución. Una ecografía mostrará si los quistes están llenos de líquido o de materia solidificada. Si son sólidos pueden estar relacionados con la dismenorrea o ser cancerosos.

Tratamiento

En la mujer premenopáusica puede no ser necesario ningún tratamiento, a menos que el quiste sea muy grande o produzca gran dolor. En ocasiones la píldora anticonceptiva reduce el tamaño del quiste. Si el quiste produce síntomas o tiene más de 5 centímetros de diámetro puede ser necesaria la cirugía. Si se emplea la cirugía, se puede extirpar el quiste sin extirpar también el ovario, lo que se denomina quistectomía. Y aun cuando se haya extirpado un ovario, lo que se denomina ovariectomía u ooforectomía, todavía puede ser posible el embarazo gracias al ovario restante.

Tras la menopausia, el riesgo de cáncer de ovario aumenta. Normalmente se empleará la cirugía para extirpar el quiste y se realizará una biopsia del ovario para detectar la presencia de cáncer, Ante la existencia de cáncer, será necesaria la extirpación del o de los ovarios, e incluso en algunos casos, la extirpación también del útero, es decir, una histerectomía.